Formas para calibrar tu horno

Formas para calibrar tu horno

Es común que a la hora de hacer recetas estemos pendientes todo el tiempo del horno seguimos al pie de la letra cada paso, para que salga perfecta, pero al final de todo no sale como se esperaba y empiezan las dudas de que fue lo falló, muchas veces nos echamos la culpa, pero a veces la culpa es del horno que no está bien calibrado, por eso la sección Cocinillas del diario El Español, cuenta un poco de los motivos y de como calibrar el horno fácilmente.

Una de las señales de que el horno no esté bien calibrado es que las tortas queden hundidas en el centro, lo que significa específicamente que el horno está más frío de lo que debería; o que los cupcakes que se abren en la punta, lo que quiere decir que el horno está a más temperatura de la que indicaba el termostato. Para solucionar esto no se necesita llamar a un técnico a la primera, el azúcar sirve para hacer una prueba casera y conocer si el horno calienta como debe o todo lo contrario.

Para empezar hay que precalentar el horno a 180°C con la bandeja a altura media, cabe aclarar que precalentar el horno no es esperar que se apague la luz que indica la temperatura, pues eso está indicando la temperatura que tiene el sensor del termostato, por eso hay que esperar unos minutos más para que la temperatura sea uniforme en todo el horno.

Conoce más: Restaurantes  españoles que los famosos prefieren

Cuando el horno ya esté en 180°C, se coloca una cucharada de azúcar blanca sobre un trozo de papel de horno, se pone sobre la bandeja y se deja cocinar durante 15 minutos, después de esto pueden pasar dos cosas, que el azúcar sigue estando granulado, que es lo que debería pasar con un horno bien calibrado; o que el azúcar se haya fundido por completo, esto quiere decir que el horno está calentando más de lo que debería.

Si el azúcar no se derritió, hay que subir la temperatura a 190°C para repetir la misma prueba, otra cucharada de azúcar sobre el papel por 15 minutos, si esta vez el azúcar si se ha fundido y está líquido estamos afirmando que el horno funciona correctamente, de lo contrario es que el horno no alcanza a calentar lo que indica el termostato. Esto se da porque la temperatura de fusión del azúcar es de 186°C.

Ahora para solucionar el problema se puede ver con la prueba del azúcar cuántos grados le faltan para calentar o lo contrario, solo es sumar o restar la diferencia y que la temperatura sea la indicada. Sin embargo, es mejor llamar a un profesional en el tema para arreglar el horno y que quede perfecto para seguir haciendo todas las recetas posibles.

También te puede interesar: Platos populares y el origen de sus nombres