Las ventajas de las ollas en acero inoxidable

Las ventajas de las ollas en acero inoxidable

En la cocina hay gran variedad de ollas de diferentes materiales en los que están hechos, como el aluminio, teflón, cerámica, hierro fundido, acero inoxidable, entre otros, este último material es considerado la mejor opción porque tiene todos los beneficios del resto de materiales, es por eso que en Mandolina les contamos cuales son las ventajas del set de ollas multiusos de tres piezas en acero inoxidable, de la marca Home Elements.

Este set de ollas en acero inoxidable es ideal para todas las cocinas, cuenta con una capacidad de 5.3 litros y su material es de alta resistencia; la olla incluye una canasta escurridora que facilita la preparación de los alimentos, además sus tapas en vidrio traen un regulador de vapor que evitan posibles derrames.

Beneficios

Uno de los beneficios es cocinar al vapor con el accesorio de la canasta escurridora, pues ayuda a que los alimentos conserven todas sus propiedades, como los nutrientes, vitaminas y minerales, un ejemplo claro de esto es que las verduras mantienen sus colores originales. 

Otros beneficios de las ollas en acero inoxidable es que no se necesita añadir aceite, los alimentos no se queman, ni se pegan, además no requieren consumir energía adicional, permite que los alimentos queden más jugosos, mantienen su textura, consistencia y olor, lo que intensifica su sabor.

Conoce más: ¿El sushi es un alimento saludable?

También al ser de acero inoxidable resiste las temperaturas extremas ya sean calientes o frías y se distribuye de manera uniforme sobre toda la olla la corrosión es una reacción química que se produce cuando interactúa un material con el ambiente y el agua, lo que facilita que no albergue gérmenes que pueden modificar el sabor de los alimentos. Al ser de acero inoxidable de alta resistencia permite ser usado en cualquier tipo de estufa, hasta las que son de inducción. Son de larga duración y no se dañan con el paso del tiempo, si se les hace un adecuado uso se mantendrán en perfectas condiciones durante muchos años.

Cuidados del producto

Para darles el cuidado que merecen hay que lavar bien las ollas en acero inoxidable con jabón neutro y agua tibia, usando una esponja o paño suave que permita eliminar el aceite o la grasa, al terminar de lavar hay que secar inmediatamente con un paño suave para que no se formen manchas de cal. Hay que evitar picar o cortar comida con cuchillos directamente sobre el interior de la olla, pues por su material en acero inoxidable se puede rayar con facilidad.

En el caso de que aparezcan manchas oscuras en la olla de acero inoxidable se pueden quitar fácilmente, se debe hervir agua con vinagre durante 5 minutos para lavar la olla, después se enjuaga de forma convencional. En caso de dejar quemar alimentos en la olla no  se debe usar cepillos, esponjas metálicas, entre otros utensilios que puedan rallar el fondo, así que se debe usar la misma mezcla de agua y vinagre por mucho más tiempo hasta quitar todos los restos.

También te puede interesar: Alimentos que pueden afectar la salud