¿Es bueno congelar alimentos que ya se habían descongelado?

¿Es bueno congelar alimentos que ya se habían descongelado?

Tener los alimentos congelados es la forma más eficiente de preservar la comida y evitar que termine en la basura, sin embargo hay ocasiones donde se descongela un alimento porque va a ser usado y al final no se cocina y se vuelve a congelar, esto no es buena idea, por eso el diario La Vanguardia explica los problemas que trae congelar alimentos que ya se habían descongelado.

Luís Riera, especialista en seguridad alimentaria, señala la importancia del primer proceso de descongelación del alimento, “es imprescindible que sea en la propia nevera, ya que de esa forma nunca se superarán los 8°C a partir de los cuales se inicia esa franja de temperatura crítica en que empiezan su actividad las bacterias, afirma Rivera.

Es normal que las personas saquen del congelador los alimentos y los dejan encima del mesón de cocina para que se descongele y después usarlo, esto permite que en poco minutos se supere la temperatura de seguridad. “El descongelado más seguro debe hacerse sobre una rejilla para que el agua del ‘deshielo’ se separe lo antes posible del producto alimenticio y este pierde la mayor parte de humedad”.

Cuando un alimento se deja descongelado sobre sí mismo es peligroso, pues aparecen bacterias en “agua libre”, el cual es “un parámetro relacionado con la humedad y en cómo afecta la capacidad de conservación y actividad microbiana”, comenta Riera. Si se ha seguido el proceso de forma adecuada, es poco probable la proliferación de bacterias, de esta forma no es tan peligroso volver a congelar el alimento, aunque no es aconsejable.

Conoce más: Comida congelada y su aumento durante la pandemia

El problema más grande es que la congelación conserva los alimentos, sin embargo, las bacterias persisten en el alimento, por eso poner la comida en un proceso de congelar y descongelar, permite que se contamine más fácil, “y aunque las intoxicaciones por recongelación no son las más frecuentes, tampoco son imposibles”.

Además los alimentos recongelados afecta las propiedades organolépticas, las cuales son el sabor, aroma, textura, consistencia y otros aspectos físicos, esto se da por el proceso industrial de congelado, se hace a temperaturas de -40°C y de forma rápida, de esta manera los hielos que se forman son más pequeños e interfieren menos en la estructura celular de los alimentos. Las neveras de las casas pueden llegar hasta -18°, haciendo que el proceso sea más largo y genere hielos grandes, por ende las verduras se van ablandando, la carne coge un color más oscuro, el sabor y aroma de los alimentos disminuye, entre otros. 

Ahora, no es lo mismo recongelar verduras que alimentos que provengan de animales, pues duran poco tiempo frescos y se contaminan con facilidad. También es diferente congelar alimentos ya preparados, pues al estar cocinados su estructura cambia el el hielo no lo afecta de la misma manera, si hay sobras de comida que no se van a consumir dentro de pocas horas, también se puede congelar para evitar desperdicios, siempre y cuando no lleve muchas horas por fuera de la nevera.

También te puede interesar: El té y sus increíbles fusiones con la comida