Cómo escoger los mejores camarones en el mercado

No hay mejor sensación que ir al mercado y escoger los ingredientes de una receta de la que estamos antojados. Elegir los mejores ingredientes, llevarlos a casa y cocinarlos nos genera una gran satisfacción. 

En el caso de la comida de mar, es fundamental darle la importancia que se merece a la escogencia de los ingredientes. En especial, saber seleccionar y comprar camarones es una habilidad importante que hay que tener si quieres obtener los mejores resultados con tus preparaciones. En Mandolina nos importa que desarrolles todas las habilidades en la cocina y por eso te queremos dar información útil a la hora de comprar camarones

 ¿Cómo comprar camarones?

Anthony Bourdain, famoso chef y presentador de TV que falleció hace unos años, solía decir que “las destrezas básicas de cocinar son una virtud. La habilidad de alimentarse a sí mismo y a algunos más con maestría debería ser enseñada a todo hombre y mujer joven como una destreza fundamental. Es tan vital para crecer como cruzar la calle o ser confiable con el dinero.”

Las frases de Bourdain son lapidarias por contenido y forma. Su visión por la comida era única y con sus mensajes el mundo entendió mucho más lo que era cocinar. La cocina no empieza en el momento en que se prende una estufa, comienza cuando se va al mercado y se seleccionan los ingredientes. En el caso de los camarones, es muy importante conocerlos para que al prepararlos tengan el resultado que esperamos. 

Generalmente los camarones vienen congelados. Cuando este es el caso, muchas veces vienen pre-cocidos, sin vena y reciben el nombre de mariposa por la forma que les da el corte. En esta presentación lo más común es que vengan sin cabeza ni cola, o en algunos casos solo con cola y listos para cocinar. En las pesqueras es posible encontrarlos enteros, y es tu labor pelarlos y desvenarlos. 

Tips a la hora de comprar camarones

En Mandolina queremos darte algunas recomendaciones para tener en cuenta a la hora de comprarlos:

  1. Fíjate en su aspecto y su olor: mira su color y evita que haya manchas amarillentas o quemaduras debido al mal cuidado en la cadena de frio. El aspecto de su carne debe ser jugosa y firme, y si tiene cáscara esta debe tener un aspecto húmedo y traslúcido. Si tienes la posibilidad de sentir su olor, este debe ser fresco y con aroma de mar. 
  2. Temperatura: cerciórate de que no esté escurriendo agua. Puede que no esté descompuesto; sin embargo, si está sumergido en el agua del hielo es probable que se dañe más rápido de lo que piensas. 
  3. Firmeza: En caso de comprar camarones enteros revisa su composición. Es clave que aún tengan ojos y estén firmes y secos
  4. Piensa en el tamaño y la cantidad: si los camarones vienen con cáscara y cola, es importante tener en cuenta que a la hora de limpiarlos y descongelarlos su peso va a disminuir. De 500g de camarón aproximadamente entre 100g y 150g corresponden a partes que hay que remover. Si el tamaño del camarón es grande vendrán menos cantidad por kilo.     
  5. Precocidos: es difícil revisar los camarones que vienen precocidos; sin embargo, puedes revisar su color. Lo clave aquí es que el color sea naranja intenso y que no esté decolorado.  
  6. Piensa en la receta: los camarones son deliciosos y sus variedades no permiten utilizarlos a nuestro gusto de acuerdo a la receta. Con ellos podemos preparar cóctel, sopas, arroces, pastas, ceviches, sushi, guisos e incluso sándwiches. Sus diversos tamaños y texturas nos permiten variar nuestras recetas.